23 de mayo 2016

Tu hijo es un Regalo

Cada nuevo ser tiene que ser tomado en serio

Cuando tenemos un hijo es un regalo que recibimos. Paramos ante este milagro, somos humildes y también orgullosos. Pronto nos damos cuenta de que el milagro llegó junto con la obligación de cuidar, y la responsabilidad recae sobre nosotros. El regalo no es sólo maravilla, pronto, muestra también sus otros lados. Tenemos que aprender a lidiar con los altibajos, "el niño no se rompe" (como las enfermeras a menudo enseñan a los nuevos padres) pero exige.

Cada nuevo ser tiene que ser tomado en serio de la manera que está en ese momento, hay alguna razón detrás de la conducta, incluso cuando en ese momento no logramos comprender. Tenemos que aceptar que cada niño tiene una personalidad propia y digna, pero también tenemos que enseñarle la importancia de la humildad y tenemos que demostrarlo. Al final, se aprende más por el ejemplo. Por lo tanto: comenzamos con nuestra auto-educación.

Vivir significa aprender - nunca es demasiado tarde para aprender algo más, sólo somos demasiado viejos cuando nos negamos a aprender, a crecer (aunque no sea visible) y a enriquecer nuestras vidas.

El primer contacto con el exterior y la primera formación se lleva a cabo en el entorno familiar y doy mucha importancia a esta "institución anticuada". En este entorno, el niño debe experimentar el beneficio de la estabilidad y adquirir confianza, sentir los beneficios de la disciplina y aprender: lo que se promete se cumplirá.

Cada día tiene sus sorpresas, todos los días tenemos que reaccionar a algunos estímulos provenientes de la próxima generación. La vida tiene más colores y es más rica al ver a los niños. Aprovechen para obtener mayor fuerza y para disfrutar de todos los detalles!

Tendrán tiempos desagradables, tiempos de conflictos, de desacuerdo. Pero lo que importa: Dejar bien claro, que para un niño siempre hay una mano extendida para acoger y abrazar, Aunque a veces también hay que dejar muy claro: ahora depende del niño agarrar esta mano para aceptar el abrazo.

Doy mucha importancia a un niño aprender a sentir su propio valor, para construir confianza en sí mismo y encontrar su identidad. Y esto debe basarse en un fundamento sólido de humildad: el niño necesita la oportunidad y la capacidad de observar cómo el entorno reacciona a su comportamiento. Desde esta base se inicia la formación de la personalidad: una personalidad solida, capaz de integrar y soportar los momentos difíciles.

La independencia debe crecer con la edad, y tenemos que respetarla. Mas dejemos siempre muy claro: una mayor independencia y libertad sólo puede lograrse al ser capaz de ceder sin sufrir, al necesitar poco para ser feliz y contentarse con poco, para saber lo que realmente importa a cada uno. Y dinero y bienes materiales deben tener poca importancia .

Publicado por Betty Gómez M.

Por Christel Schlünder